10 consejos para hacer los deberes

La importancia de crear buenas rutinas para los deberes

Desde el inicio de la etapa escolar, el tema de los deberes del colegio es uno de los que nos toca afrontar a los padres. Cuál es nuestro papel, qué debemos y qué no debemos hacer… No entraremos en la polémica de si son muchos o pocos, si estamos a favor o en contra, lo que sí nos gustaría plantear es un enfoque más positivo:

Para los expertos es clara la importancia que tiene crear buenas rutinas desde niños a la hora de hacer los deberes:

Incorporar los deberes a las rutinas diarias les proporciona equilibrio personal y tiene beneficios que promueven la responsabilidad, autonomía, organización y disciplina.

Con independencia de la edad, nuestros hijos e hijas han de tener ciertas obligaciones que cumplir. Estas obligaciones son tanto deberes del colegio como tareas en casa (ver ejemplo de tabla por edades inspirada en Montessori). Como padres es esencial que les enseñemos que no pueden hacer siempre lo que ellos quieran. Es bueno realizar primero nuestras obligaciones y no dejarlas para el último momento, para poder disfrutar después de los amigos y los juegos.

Para ello, establecer rutinas les ayudará a ser más responsables. Ya sea hacerse la cama, dar de comer a las mascotas o hacer dos sencillas multiplicaciones, la responsabilidad les hace sentirse útiles, les genera la necesidad de organizarse mejor y  aprenden a gestionar sus tiempos.

Al adquirir estos hábitos desarrollarán una disciplina que les ayudará tanto en los estudios como en su vida personal y profesional.

¿Y nosotros cómo les podemos apoyar?

Estos son algunos consejos que recomiendan pedagogos y psicólogos educativos:

1. Establecer un horario

Algunos recomiendan que después del colegio o de la actividad extraescolar dispongan de media hora para relajarse merendando sin pantallas y luego ponerse con los deberes. Otros opinan que los hagan nada más llegar del colegio y así después tienen el resto del tiempo libre para jugar. Esto lo tendremos que ir observando, ver qué es lo que le va mejor a nuestro hijo y cuándo está más receptivo para hacer los deberes.

2. Ayudarles a organizarse

Dependiendo de la edad y la cantidad de deberes podemos orientarles. Podemos aconsejarles que empiecen primero por los ejercicios más fáciles y seguir con los más difíciles. También podemos a ayudarles a recoger en un organizador semanal todas las actividades, para que puedan visualizarlo mejor en conjunto. Hay muchas plantillas de organizadores que podéis encontrar en la red, esta es un ejemplo.

3. Tener un sitio fijo

En su habitación o en el salón pero que tengan un sitio en el que se acostumbren a hacer los deberes, sin distracciones, sin ruidos. Con una mesa despejada y teniendo a mano lo que necesitan es suficiente.

4. No hacer los deberes con ellos

Son su responsabilidad, podemos estar cerca para alguna duda puntual, pero los tienen que hacer ellos. Es posible que de vez en cuando necesiten nuestra colaboración para algún proyecto especial, pero lo normal es que los deberes sean para repasar lo que se ha dado en clase y ellos tendrán que buscar e investigar por su cuenta. No hay que darles todas las respuestas, hay que darles instrumentos para pensar. 

5. No utilizar los grupos de whatsapp de padres si han olvidado los deberes

Así no les ayudamos a que pongan atención y sepan llevar la agenda. En este vídeo la psicológa educativa Silvia Álava nos da algunos consejos muy interesantes.

6. No quejarnos de los deberes delante de ellos

Hemos de evitarlo aunque no estemos de acuerdo con algo. Esto menoscaba la autoridad del profesorado y puede influir en la actitud de nuestros hijos.

7. Valorar su esfuerzo

Les animará a seguir esforzándose y a estar motivados. Uno de los consejos de Carol Dweck es no elogiar la inteligencia o el talento porque fomenta la mentalidad fija, y recomienda elogiar el esfuerzo del niño más que los resultados.

8. Dar ejemplo

Todos estos hábitos serán más fáciles de inculcar y se sentirán motivados si nos ven a nosotros organizándonos el tiempo, leyendo, siendo abiertos y con interés en seguir aprendiendo. Ellos intentan imitarnos y así les demostramos que estos hábitos les servirá para el futuro.

9. No parar el fin de semana

Aunque tengan menos deberes, seguir con las rutinas para no perder los buenos hábitos. Hay que seguir haciendo la cama, terminar los deberes y también disfrutar, jugar con los juguetes, ver una película y jugar con los amigos.

10. Buscar orientación

Si finalmente el niño no acaba de adquirir estos hábitos de estudio o hay materias que le resultan especialmente difíciles, lo mejor es hablar con su profesor/a que podrá orientarnos con consejos o sugerir clases de refuerzo o ayuda especializada.

 


Fuentes de consulta:

 

2 Comentarios
  1. Totalmente de acuerdo con fomentar los hábitos y rutinas diarias y huir de la tentación de”ayudar” demasiado a nuestros niños. Ayuda puntual , SI , pero los deberes son suyos.

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

Cuéntanos lo que quieras, estamos abiertos a sugerencias y recomendaciones así como a mejorar nuestra publicación en todo aquello que sea posible:

info@beeparents.com

 

Beeparents es una revista digital dirigida a todos aquellos padres y madres que quieren saber más sobre educación. Abordamos temas de interés para las familias con hijos en edad escolar.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies