10 ideas frescas para ayudarles a comer sano

Ahora en verano, más que nunca, llevamos un ritmo de vida desordenado y es difícil estar pendientes de hacer comidas sanas. También comemos muchas veces fuera y más cantidad de la que necesitamos.

Hemos escuchado al pediatra Carlos Casabona y nos ha inspirado para tocar el tema de la alimentación y contaros, entre otros, algunos de sus consejos.

beeparents-comer-sano-sandia

Consejos útiles que conviene recordar:

1. Educar también a la hora de comer

Si explicamos a los niños por qué no debemos abusar de ciertos alimentos, o por qué conviene comer otros, irán aprendiendo a ser más críticos con la comida. Podemos aprovechar el rato en el que nos acompañan al supermercado para tener estas conversaciones que también son parte de su educación.

2. Comer fruta entera y mejor de temporada

Claro que a veces es más fácil dar algo para beber rápidamente a los niños, pero tampoco cuesta mucho darles fruta troceada y será mucho más beneficiosa para ellos que su zumo. Comerán fibra y el azúcar de la fruta será mejor procesado por su organismo.

Aprovechemos la fruta de temporada, ahora en verano hay muchísima y muy rica: cerezas, melón, sandía…Ademas de aportar vitaminas no ayudará a recuperar líquidos que perdemos con el calor.

3. Cuidado con la publicidad y los envases

No olvidemos que la publicidad es muchas veces engañosa y que no debemos creer frases como: “Ayuda a crecer” o “Tiene vitaminas”.

Precaución también con los envases grandes, o de formato ahorro; cuanto más grande el paquete de bollería o la bolsa de patatas, más cantidad comerán nuestros hijos sin casi darse cuenta.

4. Qué es sano y qué no lo es

Un desayuno o merienda para nuestros hijos puede ser sano sin complicarnos demasiado. Pensemos que el pan integral, el queso, la fruta…son alimentos sanos y que no debemos abusar de embutidos o galletas.

Nos pasamos con las proteínas y no comemos bastantes legumbres o verduras. Como en todo, hemos de dar ejemplo los mayores y si queremos que mejoren sus hábitos de alimentación, primero hemos de mejorar los nuestros.

A veces por falta de tiempo, abusamos de comidas precocinadas. Evitemos en lo posible la comida procesada y el exceso de sal en nuestras comidas.

5. ¡A moverse!

Los niños, al igual que nosotros, tienen que moverse y hacer ejercicio para estar sanos. Lo sabemos pero a veces se nos olvida y les dejamos estar tirados en el sofá todo el día, pegados a las pantallas.

6. No insistir

Somos muy pesados ofreciendo a nuestros hijos comida a todas horas. El Dr. Casabona nos recuerda que no pasa nada si un niño está varias horas sin comer, seguro que al sentarse a la mesa disfrutará más de lo que haya en el plato. Será más fácil entonces que acepte con agrado un gazpacho o una buena ensalada.

7. Sin prisas y disfrutando

Nuestros hijos se contagian de nuestro estrés y aprenden a comer con ansiedad. Dejemos de comer mirando el móvil, y pasemonos al “Mindful eating” o alimentación consciente . Como ya comentamos en nuestro artículo sobre mindfulness, hemos de poner la cabeza en lo que estamos haciendo en cada momento, disfrutaremos de ello y seremos más conscientes de nuestras sensaciones y emociones.

Una comida tranquila, todos juntos en familia, puede ser la mejor lección sobre nutrición para nuestros hijos. Clic para tuitear

8. Fuera azúcar

Parece increíble pero muchísimos niños actualmente padecen de sobrepeso. Les damos azúcar incluso cuando pensamos que no lo hacemos, porque el azúcar está también en alimentos como las salsas, los cereales o el fuet. Además hemos de contar con el azúcar que sabemos que toman, como los numerosos refrescos y helados que consumen en verano.

La glucosa, que necesitan los cerebros de nuestros hijos, la pueden adquirir a través de alimentos sanos sin necesidad de añadirles azúcar.

9. Un poco de imaginación

A veces resulta difícil que los niños se acostumbren a comer verdura, o al menos que la acepten con agrado en su plato. La cosa puede mejorar con un poco de imaginación. Hay un montón de páginas con recetas originales que nos pueden ayudar, os ponemos alguna:

10. Involucrarles

Si nuestro hijo o hija nos ayuda a hacer la compra en el mercado, otro día nos ayuda a cocinar y finalmente es él o ella quien elige cuánto quiere comer, el éxito a la hora de la comida está prácticamente asegurado.

Como en otras facetas, si les tenemos en cuenta,  saben que su opinión es valiosa y han manipulado ellos mismos los ingredientes (verdura, legumbre…) es muy probable que disfruten de la comida y les sepa a gloria.

Por último, os dejamos con este inspirador video en el que, de manera muy gráfica, se explica cómo la comida afecta a nuestro cerebro:


Fuentes de consulta:

Aún no hay comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

Cuéntanos lo que quieras, estamos abiertos a sugerencias y recomendaciones así como a mejorar nuestra publicación en todo aquello que sea posible:

info@beeparents.com

 

Beeparents es una revista digital dirigida a todos aquellos padres y madres que quieren saber más sobre educación. Abordamos temas de interés para las familias con hijos en edad escolar.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies