Claves para una buena comunicación con adolescentes

Claves para una buena comunicación con adolescentes
4 (80%) 1 vote

El cambio de la niñez a la adolescencia es una etapa difícil para padres e hijos. ¿Dónde está la niña dulce que ahora responde con monosílabos? ¿Dónde ha ido a parar aquel niño cariñoso que ahora rehúye mis abrazos? La comunicación se vuelve difícil y no comprendemos qué les pasa. Para vivir este momento clave en el desarrollo de nuestros hijos e hijas es muy importante el estilo parental que adoptemos: más rígido y controlador o más flexible y negociador. Aunque no nos acordemos nosotros ya pasamos por ello, por eso debemos tratar de entender lo que les pasa.

¿Qué nos puede ayudar a comunicarnos mejor con nuestros hijos adolescentes?

Necesitamos crear un clima de confianza mutua y así crear espacios de diálogo en el que nos vean como personas en las que pueden confiar. Para ello los adultos también tenemos que abrirnos y compartir nuestras experiencias y emociones con ellos. Ellos compartirán sus problemas si nosotros también compartimos los nuestros. No debemos tener miedo a reconocer nuestros errores, eso no nos resta autoridad, al contrario, de esta manera ganamos credibilidad y su confianza.

Tenemos que escucharles de una manera auténtica, esto es, practicar la escucha activa para averiguar qué es lo que les interesa, y la escucha empática para comprenderles, no juzgarles. Estas conversaciones no las podemos forzar. El momento no lo decidiremos nosotros, serán ellos los que digan cuándo quieren hablar. Y cuando esto ocurra no podemos dejar pasar la ocasión, lo tenemos que dejar todo para escucharles.

Para que la conversación fluya es fundamental que sea una comunicación recíproca, no puede consistir en un interrogatorio y, sobre todo, debemos esforzarnos en no juzgar sus comportamientos o los de otros.

Esto puede ser realmente difícil cuando nos estén haciendo alguna confidencia que no nos guste, pero es necesario no escandalizarnos ni llevarnos las manos a la cabeza. Tenemos que darles nuestra confianza para que sientan que pueden recurrir a nosotros cuando lo necesiten.

Debemos aceptar que el adolescente necesita encontrar su independencia y muchas veces esto les lleva a entrar en conflicto con los padres.

Pasan de querernos imitar en todo a querer tener su propio criterio y personalidad y diferenciarse de nosotros. Clic para tuitear

Se trata de un momento de reafirmación personal necesaria que en ocasiones lleva al conflicto. Muchas veces preferirán equivocarse con una decisión propia que acertar con una opinión nuestra. Aunque queramos evitarles frustraciones o disgustos, tenemos que dejar que se equivoquen y aprendan de sus errores. No podemos a obligarles a hacer siempre lo que nosotros digamos. Si siempre se comportan de manera sumisa y dicen que sí a todo, ahí es cuando tendremos un problema más serio.

beeparents-adolescencia

Esto no significa que tengamos que concederles y permitirles todo.

Necesitan límites y deben respetarlos. Pero no podemos imponer castigos siempre, en caso de necesitar alguno se debería sancionar sólo comportamientos y no su forma de ser. El elogio, el refuerzo positivo son más efectivos. Apreciar y valorar las cosas que hacen bien o que van mejorando ayudará a potenciar determinados comportamientos y corregir otros.

Trabajar la autonomía desde pequeños es clave para que tomen responsabilidad.

Les dará más seguridad que si los sobreprotegemos. Y ellos tienen que asumir las consecuencias de sus comportamientos, si suspenden algunas asignaturas tendrán que asistir a unas clases de refuerzo para aprobarlas. Esto deberían verlo como una consecuencia, no un castigo.

En este sentido, Patricia Ramírez, psicóloga de la salud y del deporte, nos aconseja en este vídeo cómo mejorar la comunicación con los adolescentes. Nos explica cómo el deporte puede ayudarnos ya que incorpora muchos valores como el esfuerzo, el respeto, la disciplina, además de mejorar la concentración y la atención a la hora de estudiar.

 

Algunas frases que pueden ayudar en la conversación:

  • Entiendo lo que dices aunque no lo comparto.
  • Comprendo cómo te sientes.
  • Lo que opino de esto es…, aunque entiendo que ahora no lo veas igual, es lo que nos parece mejor para ti.

Por último, debemos procurar también transmitir optimismo porque en esta etapa nuestros hijos e hijas lo necesitan.

La adolescencia más que sufrirla podemos aprovecharla y disfrutar de momentos juntos. Por ejemplo, podemos compartir alguna actividad de su interés, seguir juntos una serie de televisión y comentarla o tener un día fijo para cenar todos juntos en algún sitio que nos guste… hay que buscar esos momentos aunque sea difícil con la agenda que llevamos.

Con respeto, sentido del humor y sin tomarnos los conflictos de manera personal viviremos mejor esta etapa. Porque todo esto pasará. Ellos están aprendiendo y volverán a nosotros, tal y como explican en este vídeo los abuelos a sus hijos con hijos adolescentes: Quiérele cuando más lo necesite.

 


Fuentes de consulta:

 

2 Comentarios
  1. Chapeau por el artículo !!!! Por la psicóloga, por los consejos, por…… Cuántos errores cometemos los padres y con la mejor intención ! Gracias

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

Cuéntanos lo que quieras, estamos abiertos a sugerencias y recomendaciones así como a mejorar nuestra publicación en todo aquello que sea posible:

info@beeparents.com

 

Beeparents es una revista digital dirigida a todos aquellos padres y madres que quieren saber más sobre educación. Abordamos temas de interés para las familias con hijos en edad escolar.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies