Mi hijo tiene un trastorno del lenguaje ¿qué puedo hacer?

Nuestra colaboradora Marta Valls Pla, Logopeda de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje Escolar (UTAE) del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, nos da las claves para afrontar en familia un diagnóstico de Trastorno Específico del Lenguaje, TEL.

Cuando los padres reciben la noticia de que su hijo o hija tiene alguna dificultad, este hecho constituye un desafío y genera a la familia dudas y nuevas necesidades.

Si nos centramos exclusivamente en las dificultades de lenguaje, se nos abren en primer lugar, muchos interrogantes. Y eso ¿Qué significa? ¿Qué es? ¿Por qué? ¿Se va a solucionar? ¿Conseguirá hablar bien como los otros niños?

El TEL (Trastorno Específico del Lenguaje) es un trastorno del neurodesarrollo que afecta a la adquisición del lenguaje desde sus inicios y se prolonga durante la infancia y la adolescencia. Se recomienda iniciar abordaje logopédico con el profesional especialista quien llevará a cabo la intervención con el niño. Al mismo tiempo, será el encargado de realizar la coordinación con la escuela para asegurar unas buenas medidas adaptativas para garantizar un buen aprendizaje y seguir el ritmo escolar.

Cuando se detecta una dificultad, es recomendable intervenir lo antes posible para evitar que afecte negativamente en el desarrollo emocional, cognitivo, social y académico.

Pero y los padres… ¿qué pueden hacer?

Los padres influyen mucho en el desarrollo del lenguaje de sus hijos. Así pues, no debemos olvidar el papel tan importante que juega la familia y caer en el error de dejar todo el peso en los especialistas en logopedia. La familia debe ser el gran aliado de estos profesionales y «trabajar» conjuntamente con ellos. ¡Juntos forman un gran equipo!

La familia tiene unas funciones que, independientemente del modelo y tipología familiar, son funciones que solo las desarrolla la familia. La familia es la encargada de satisfacer las principales necesidades del niño ejerciendo una parentalidad positiva, de potenciar su desarrollo y su capacitación, de ofrecer un vínculo afectivo, dar seguridad y confianza, mostrar valores, regular las normas, orientar para afrontar retos, frustraciones y potenciar la socialización supervisando relaciones interpersonales con los iguales, con los adultos… Estas funciones son de la familia y, por ello, se considera el sistema familiar como el mejor contexto y el que más influye en el desarrollo del hijo.

El entorno familiar es el contexto clave, decisivo e insustituible para la estimulación y desarrollo del lenguaje del niño. Clic para tuitear

El marco de la vida diaria es el marco natural donde se llevan a cabo las interacciones más importantes para los niños.

Ante dificultades en la adquisición del lenguaje, es imprescindible la implicación de los agentes que conforman el entorno más cercano del niño (familia y escuela) con el objetivo principal de facilitar y favorecer su comunicación.

Se debe dar oportunidades para que los padres ejerzan sus capacidades y, al mismo tiempo, también puedan desarrollar nuevas competencias. De este modo, se intenta buscar soluciones que se ajusten a la realidad del día a día de la familia y de su entorno. Consideramos muy importante que los padres sepan aprovechar las situaciones naturales. Tener en cuenta que las interacciones diarias son elementos educativos de máxima importancia.

Los profesionales son los encargados de que las familias entiendan que las rutinas diarias desarrollan patrones de interacción que promueven el desarrollo. Las rutinas diarias son los contextos de desarrollo donde el niño poco a poco va adquiriendo más autonomía. El entorno natural y las rutinas son el marco ideal para generalizar los aprendizajes. Se generaliza más y se mantiene más cuando la atención al niño se basa en lo que hace la familia. Lo que el niño necesita no son más servicios, sino que el aprendizaje se logre por interacciones repetidas a lo largo del tiempo y no por muchas repeticiones en poco tiempo. Así pues, el trabajo de los logopedas debe intentar asegurar que las familias tengan información clara, actual y accesible referente a esta tipología de alteraciones del desarrollo del lenguaje.

Los logopedas deben proporcionar a los padres orientación, pautas y apoyo tanto en el momento del diagnóstico como a lo largo de todo el ciclo vital para que se sientan apoyados.

Es importante que los padres conozcan por anticipado las necesidades presentes y futuras que va a tener su hijo o hija. La mejor herramienta para ayudar a los hijos es tener unos padres empoderados para afrontar la parentalidad en toda su potencialidad.

Aún no hay comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

Cuéntanos lo que quieras, estamos abiertos a sugerencias y recomendaciones así como a mejorar nuestra publicación en todo aquello que sea posible:

info@beeparents.com

 

Beeparents es una revista digital dirigida a todos aquellos padres y madres que quieren saber más sobre educación. Abordamos temas de interés para las familias con hijos en edad escolar.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies