Niños con Trastorno del Espectro del Autismo: turistas sin mapa

El Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) es un problema neurobiológico que se manifiesta en niños desde edades tempranas y que afecta a cómo se comportan e interactúan con los demás. Desde el cine o la televisión se ha tratado de diferentes maneras pero no es siempre fácil de entender.  
Cristina Garcia López, Psicóloga infanto-juvenil de la Unidad de Trastornos del Aprendizaje Escolar (UTAE) del Hospital Sant Joan de Déu Barcelona, nos explica qué es exactamente y cuáles son sus principales características y síntomas.

Imaginaros viajar al extranjero, a un país con un idioma y cultura diferentes, donde no conocéis los códigos ni normas sociales. Debéis visitar diferentes ciudades, pero no tenéis mapa.

¿Cómo os sentiríais?

Seguramente agobiados, nerviosos, inquietos, desorientados…. A ojos de los habitantes de ese país, seguramente parecerías raros, peculiares, diferentes….

Cuando el Trastorno del Espectro del Autismo (TEA) se presenta en niños con un nivel de inteligencia normal, a menudo son niños que parecen turistas sin mapa. Quieren relacionarse y desenvolverse en el mundo social, pero no saben cómo hacerlo.

¿Cuáles son las principales características de los niños con TEA?

El término TEA hace referencia a un conjunto amplio de condiciones que afectan al
neurodesarrollo, dando lugar a dificultades en la comunicación e interacción social, así
como en la flexibilidad del pensamiento y de la conducta. Este concepto incluiría a
diagnósticos como el Trastorno Autista, o el Síndrome de Asperger que actualmente han caído en desuso debido a la actualización de los criterios diagnósticos.

Algunos signos de alerta que posteriormente se asocian a un diagnóstico de TEA en niños con una inteligencia normal son:

Área social:
  • Dificultades para establecer y mantener el contacto visual.
  • Poca expresividad facial y gestual
  • Juego solitario
  • Ausencia de juego imaginativo
  • Interactúan únicamente cuando tienen un interés
  • Les cuesta identificar y expresar emociones
Área de comunicación y lenguaje:
  • Retraso del habla y el lenguaje
  • Repetir a menudo las mismas palabras o frases (ecolalias)
  • Dar respuestas no relacionadas con las preguntas que se les hace
  • Hablar con un tono de voz monótono, robótico o cantando
  • Dificultad para comprender los chistes, ironías o bromas
Área de conducta e intereses:
  • Intereses repetitivos u obsesivos por determinados temas
  • Interés por partes de los objetos (p. ej., las ruedas de los coches)
  • Rígidos e inflexibles
  • Problemas con los cambios de rutina
  • Manías y rituales (p.ej., querer hacer las cosas siempre de una determinada forma y en el mismo orden)
  • Conductas repetitivas como aletear con las manos, mecerse o girar en círculos

Los niños con TEA se desarrollan a ritmos distintos en áreas diferentes.                             Pueden mostrar un retraso en el desarrollo del lenguaje y problemas en la socialización, mientras que sus destrezas motoras sean prácticamente iguales a las de otros niños de su edad. Pueden ser muy buenos para montar rompecabezas o realizar operaciones matemáticas, pero tener dificultades a la hora de realizar trabajos en grupo.

Los niños con TEA también podrían aprender una habilidad difícil antes de aprender una más sencilla. Por ejemplo, es posible que un niño con TEA aprenda a leer de forma precoz, pero que le cueste mucho más adquirir habilidades sociales básicas, como saludar o despedirse.

A nivel escolar, a menudo presentan un rendimiento muy heterogéneo, en función de su motivación. Si la materia les interesa pueden obtener sobresalientes, pero si no les motiva pueden suspender, a pesar de tener buenas aptitudes intelectuales y de aprendizaje.

¿Cómo actuar ante la sospecha de un niño con TEA?

Ante la sospecha de que un niño presenta síntomas de TEA es recomendable consultar con un especialista que confirme o descarte este diagnóstico y ofrezca las orientaciones correspondientes a familia y escuela. Los niños con TEA no diagnosticados o que reciben el diagnóstico de forma tardía suelen presentar más problemas de adaptación familiar, social y escolar.

SJD_UTAE

Aún no hay comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

Cuéntanos lo que quieras, estamos abiertos a sugerencias y recomendaciones así como a mejorar nuestra publicación en todo aquello que sea posible:

info@beeparents.com

 

Beeparents es una revista digital dirigida a todos aquellos padres y madres que quieren saber más sobre educación. Abordamos temas de interés para las familias con hijos en edad escolar.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies