Trucos y estrategias para que tus hijos se organicen

Trucos y estrategias para que tus hijos se organicen
Valora este artículo

Enseñar a nuestros hijos a organizarse no es fácil. Algunos estarán más predispuestos de manera natural, pero otros necesitarán que les ayudemos. Es recomendable empezar pronto y enseñarles desde edades tempranas a ser ordenados con sus juguetes y hacerlo como si fuera un juego, ya que a los más pequeños les encanta imitar y hacer cosas de mayores.

Cuando ya empiezan a tener deberes, van a actividades extraescolares y eligen su ropa, necesitan aprender habilidades de organización que les serán muy útiles para su vida escolar y adulta.

Herramientas sencillas para organizarse:

1. Eliminar el desorden: si disponen de cajones donde guardan las cosas es importante que adopten la costumbre de revisarlos regularmente y reflexionen sobre lo que usan y lo que no usan de su escritorio (papeles, pequeños juguetes, etc.)

2. Tener un sitio para cada cosa, donde puedan guardar los juguetes y aquellas cosas que quieran conservar y puedan encontrar fácilmente lo que buscan. Muchas veces tienen tantas cosas guardadas que no saben ni lo que lo tienen.

3. Adoptar rutinas diarias son muy importantes porque así ellos saben lo que hay que hacer cada día y en cada momento. De esta manera no les dará pereza hacer ciertas cosas, como por ejemplo, no podrán comenzar el tiempo de juego hasta que se hayan hecho los deberes.

4. Aprender a llevar una agenda, herramienta que normalmente comienzan a usar en los primeros cursos del colegio. Puede ser interesante para aquellos que tengan muchas actividades tener en su habitación una tabla con las actividades, por días y horarios, para que se vayan acostumbrando a distribuir el tiempo.

5. Aprender a ser puntual es un hábito importantísimo para comenzar a tener desde pequeños. Llegar a tiempo y sin agobios a todas partes les dará tranquilidad y confianza, además de demostrar respeto a los demás.

Los deberes

A la hora de realizar las tareas de casa o deberes del colegio, puede ser muy útil la Técnica 1-2-3, que trata de descomponer una acción en tareas más pequeñas para que sea más fácil llevarlas a cabo.

1. Organizarse significa que el niño/a reúna todo el material y accesorios que necesite para realizar la tarea antes de comenzar. Por ejemplo, para hacer una redacción sobre un tema necesitará buscar información, libros, papel, lápices, goma…

2. Estar concentrado significa centrarse en la tarea y no distraerse con otras cosas. Esto puede resultar difícil porque estamos rodeados de distracciones y tentaciones. Podemos animarlos a terminar el trabajo cuanto antes para que luego puedan jugar tranquilamente. También convendría que se acostumbren a hacer los deberes en la mesa de su habitación y si no es posible, en algún lugar tranquilo de la casa y siempre el mismo.

3. Completar la tarea implica llevarla a cabo hasta el final, repasando el proceso para no olvidar ningún detalle. Esto puede suponer desde revisar las faltas de ortografía en la redacción, ser limpio y ordenado en la presentación hasta colocar el trabajo final en la carpeta para llevar en la mochila. 

Dividir las tareas para un adulto puede parecer muy sencillo, pero para ellos no es tan fácil ver todo el proceso. Por eso al principio necesitarán que les ayudemos a decidir qué va primero, por ejemplo, acostumbrarles a pensar las tareas como preguntas y respuestas: Ya me he leído el libro, ¿qué toca a continuación?

Método Konmari

Ser ordenados es otra faceta importante en su desarrollo personal y vinculado con la organización. Si conocéis el famoso método Konmari (del libro La Magia del Orden de la autora Marie Kondo) sabréis que se basa principalmente en deshacerse de lo que no necesitamos, y para eso primero hay que seleccionar y decidir con qué nos quedamos.

Para los niños de hoy en día, que tienen tantos juguetes que no tienen ni tiempo para jugar con ellos, es también importante impulsarles a reflexionar sobre sus cosas de una manera emocional, y sólo quedarse con lo que realmente les hace sentir bien. ¿Te hace feliz este juguete/camiseta? ¿Hace un año que no lo usas? Entonces es el momento de deshacerse de esos objetos que no usamos o que han perdido su utilidad.

Otra herramienta muy útil que propone es ordenar por categorías, no por lugares. No es lo mismo ordenar la habitación que ordenar la ropa, libros, juguetes o las cosas del colegio.

Dar ejemplo

Todas esta herramientas, trucos y estrategias pueden ser muy positivas y útiles, pero tenemos que ser conscientes de ante todo, los adultos tenemos que predicar con el ejemplo. De nada servirá que les digamos a nuestros hijos que tienen que deshacerse de las cosas que no usan si nosotros no lo hacemos y seguimos mostrando apego por lo que no necesitamos.

Beneficios

Los beneficios de ser organizados son muchos, les ayudan a nuestros hijos a sentirse mayores, independientes, con más confianza para hacer cosas por sí mismos, desde atarse los zapatos a hacer los deberes. Todo esto refuerza su capacidad para ir adquiriendo más responsabilidad en su día a día. Por eso, a medida que van aprendiendo y se van organizando mejor, es importante que les felicitemos y les recompensemos, para reforzar su aprendizaje y seguir promoviendo su buena actitud.


Fuentes de consulta:

Aún no hay comentarios

Escribe un comentario

Tu dirección de e-mail no será publicada

Cuéntanos lo que quieras, estamos abiertos a sugerencias y recomendaciones así como a mejorar nuestra publicación en todo aquello que sea posible:

info@beeparents.com

 

Beeparents es una revista digital dirigida a todos aquellos padres y madres que quieren saber más sobre educación. Abordamos temas de interés para las familias con hijos en edad escolar.

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies